X

¿Quieres publicar tu obra? Déjanos tus datos y uno de nuestros asesores editoriales te contactará.






Al enviar este formulario acepta la Política de privacidad y las Condiciones de uso

Utilizamos cookies propias y de terceros para *recopilar información estadística del uso de nuestra página web y *mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. X Cerrar




Crónica de una adopción

Luis Viadel Cócera





31.00€
480 páginas
ISBN/13: 9788417926397
Tamaño: 160 X 235 mm
Año de Publicación: 2019

Compártelo:

Cómpralo ya en papel:






Todo empezó un 26 de febrero de 2001, cuando presentamos una solicitud de adopción internacional dirigida a la República Popular China. Seis años más tarde, casi el mismo día de febrero, subíamos en un avión rumbo a Pekín. Nuestro principal anhelo, tal vez algo pretencioso, sería que la lectura de estos capítulos animasen a seguir adelante a todos aquellos que, por las mismas circunstancias que nosotros, hayan pensado en «tirar la toalla» en algún momento. No hay que desfallecer. Debéis luchar contra las adversidades (que son muchas) porque... ¡vale la pena! Pensad en los miles de niños y niñas que se quedaron en los orfanatos, con los brazos abiertos, la mirada triste, balbuceando la palabra «papá» o «mamá», esperando días, meses, años... que gente como vosotros vayan a recogerlos. No lo demoréis más, dejaros adoptar por cualquiera de estos niños/as porque se lo agradeceréis toda la vida. Nuestra hija nos adoptó a nosotros. Vale la pena.

Luis Viadel Cócera

Trabajó en diferentes empresas aunque desde muy joven su gran afición fue escribir. Con el tiempo apareció la fotografía, con la que también se apasionó. Terminó cuatro novelas y numerosos relatos cortos. Durante varios años, casi a diario, colaboró en un periódico digital y en estos momentos va metiendo cosas en un blog, en internet. Hace unos años, cuando en las televisiones todavía utilizaban película de 16mm, cayó en sus manos una cámara, reunió un equipo de «técnicos» y «actores», escribió un guion y se lanzaron a la aventura. Pese al gran esfuerzo no fue posible conseguir financiación. Como anécdota, las bobinas que iban rodando un amigo las metía por una ventana en los laboratorios de una televisión pública y las recogían ya reveladas. No la pudieron terminar.

Ver más